Noticias Recientes

Actualidad!
20 septiembre 2021

EL ESTUDIO QUE DICE QUE LA LECTURA DE LA BIBLIA PUEDE REDUCIR LA DEPRESIÓN, LA ANSIEDAD Y LA IRA

||
0 Comment
|

Cómo la lectura de la Biblia puede ayudar a las personas a superar los traumas generados por la pandemia.

“El Señor está cerca de los que tienen quebrantado el corazón; él rescata a los de espíritu destrozado.” Salmos 34:18

Los graves efectos psicológicos y emocionales de la pandemia del COVID-19

Un día, dentro de muy poco ojalá, la pandemia puede haber pasado y la enfermedad del COVID-19 solo será un recuerdo, justo como epidemias y pandemias anteriores. Pero el trauma —del aislamiento, ver morir a la gente, enfrentar el estrés financiero y vivir con la pérdida y la ansiedad de lo desconocido— continuará durante mucho tiempo en nuestras vidas. 

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, más conocidos como los CDC, el porcentaje de adultos estadounidenses con síntomas recientes de ansiedad y trastornos depresivos aumentó más de 5 puntos entre el verano de 2020 y la primavera de 2021. Una de cada 10 personas informa tener un problema mental insatisfecho y necesidad de atención médica. 

“Vamos a continuar viendo este nivel de trauma durante muchos años”, dijo Nicole Martin, directora ejecutiva de curación de trauma en la Sociedad Bíblica Americana (ABS). “No va a desaparecer cuando todos estén vacunados y todos tengan permitido salir a las calles de forma libre”.

Martin y la Sociedad Bíblica Estadounidense quieren satisfacer esa necesidad de alivio emocional con la promoción de una lectura de la Biblia informada sobre el trauma, enseñando a las personas sobre la curación del trauma usando las Escrituras.

La evidencia que respalda una lectura acompañada de la Biblia como una forma de apoyo psicológico

Un estudio reciente encargado por la ABS a investigadores de la Universidad de Baylor encontró que combinar la educación sobre las mejores prácticas de apoyo psicológico con la lectura de la Biblia puede tener un beneficio significativo en  la salud mental de las personas. En el estudio de la Universidad de Baylor, se informó que esta práctica redujo los síntomas del trastorno de estrés postraumático y aumentó el perdón, la compasión y el sentido de propósito.

“Mientras Estados Unidos experimenta una crisis de salud mental, este estudio muestra los beneficios potenciales de la atención sensible a la fe para las personas traumatizadas”, dijo Robert L. Briggs, presidente y director ejecutivo de la ABS. “Se ha demostrado que la lectura de la Biblia es una fuente vital para la curación emocional, espiritual, física y mental”.

El estudio analizó la eficacia del plan de estudios de la ABS “Sanando las heridas del trauma”, que se imparte en la cárcel regional de Riverside en North Prince George, Virginia.

Un grupo de 210 hombres y mujeres encarcelados se ofrecieron como voluntarios para tomar el programa de cinco sesiones, donde facilitadores capacitados leyeron las Escrituras con los participantes y los guiaron a través de un proceso para identificar su dolor, compartirlo y llevar su trauma a la cruz de Cristo para su curación y para que pudieran ser liberados y para cuidar mejor de sí mismos y servir a los demás. Los participantes respondieron preguntas sobre ellos mismos y su salud mental antes, inmediatamente después, un mes después y tres meses después de terminar el programa. Otro grupo de 139 personas encarceladas se ofreció de forma voluntaria para realizar la encuesta sin pasar por el programa.

Al comparar los dos grupos, los investigadores encontraron que el programa mostró resultados estadísticamente significativos.

“Siempre que alguien dice que un programa en particular es notablemente efectivo en función de la tasa de éxito de los participantes, no tiene una respuesta a la pregunta, ‘¿Comparado con qué?’”, dijo Byron R. Johnson, uno de los tres investigadores del Instituto de Estudios de Religión de la Universidad Baylor que trabajó en el estudio. “Tener un grupo de control que sea comparable al grupo experimental nos permite determinar si la intervención está teniendo un efecto independiente o único”.

Los grupos de estudio se dividieron en 22 cohortes, 10 hombres y 12 mujeres. Los participantes eran mitad blancos y mitad negros, y tenían entre 18 y 65 años de edad. La mayoría estaban en la cárcel de Virginia por una infracción de libertad condicional y habían estado en la cárcel, en promedio, cinco o seis veces. El grupo de control era bastante similar, aunque era menos probable que fueran cristianos, estuvieran casados o hubieran cometido una crimen violento.

Las conclusiones del estudio

El estudio mostró que el grupo que pasó por el programa vio una disminución en los sentimientos de depresión, ansiedad e ira, junto con “duelo complicado”, que incluye negación de eventos traumáticos, afecto negativo y evitación de actividades asociadas con el trauma. También mostraron menos depresión y menos pensamientos suicidas.

Al mismo tiempo, en comparación con el grupo de control, las personas del estudio experimentaron un aumento en los sentimientos de perdón y compasión e informaron mayores tasas de resiliencia.

Johnson dijo que él y sus compañeros investigadores de la Universidad de Baylor, Sung Joon Jang y Matt Bradshaw, esperaban ver algunas diferencias. Pero no anticiparon cuán claro sería el resultado, incluso inmediatamente después de que terminara el programa.

“Vimos una reducción en los síntomas del trastorno de estrés postraumático, un aumento en el bienestar emocional y una mejora en las actitudes hacia Dios y la Biblia”, dijo Johnson.

El impacto puede no ser tan claro en la población general como lo es para las personas encarceladas, según Johnson. Las personas encarceladas por lo general han experimentado más traumas en sus vidas, y existen diferencias demográficas y diferentes contextos que hacen que la extrapolación del estudio sea incierta. Pero Johnson dijo que el plan de estudios no fue diseñado específicamente para las prisiones, y esperaría ver que la lectura de la Biblia informada sobre el trauma tenga un impacto similar en todas las personas.

La perspectiva de la Iglesia respecto al estudio

Heath Lambert, pastor y autor de numerosos libros sobre consejería bíblica, dijo que esto tiene sentido si te das cuenta de cuánto habla la Biblia sobre el trauma, el aislamiento, la alienación y la crisis.

“Eso es precisamente para lo que se escribió la Biblia”, dijo Lambert, profesor asociado en el Seminario Teológico Bautista del Sur, en Louisville, Kentucky, y pastor principal de la Primera Iglesia Bautista de Jacksonville, Florida. “La Biblia rebosa por su relevancia” para quien se encuentra sufriendo. 

Lambert ha visto de primera mano parte del impacto traumático que la pandemia ha tenido en las personas. Algunos en su iglesia han perdido a sus seres queridos. Muchos están lidiando con una soledad insoportable, separados de su iglesia y sus familias.

“Se trata de una experiencia que es aislante, dura e hiriente”, dijo. “He hablado con estas personas por teléfono y están llorando”.

La iglesia puede ser una solución práctica para la soledad y el aislamiento, según Lambert. Pero con la Biblia, los ministros cristianos también pueden ayudar a las personas a conocer a un Dios soberano que tiene el control y los ama personalmente.

“La iglesia aborda el problema del miedo hablando de un gran Dios que sostiene al mundo”, dijo. Si bien todavía es difícil decir algo de forma definitiva en este momento, Lambert dijo que espera que haya un aumento en la cantidad de personas que asisten a la iglesia después de la pandemia, porque se encuentran buscando respuestas y comunidad”.

“La lectura de la Biblia es una experiencia que cambia tu forma de pensar”

La ABS quiere ayudar a las iglesias a estar preparadas, con material bíblico que ayude a las personas a superar los traumas que ha dejado la pandemia. 

La lectura de la Biblia es una experiencia que “cambia tu forma de pensar”, dijo Martin. “Cambia tu forma de pensar sobre el dolor. Cambia tu forma de pensar sobre el sufrimiento”.

Y aunque el sufrimiento inmediato de la pandemia puede terminar pronto, la necesidad de abordar el trauma no comenzó con el COVID-19 pero sí continuará mucho tiempo después. 

“Todos tenemos heridas. Todos tenemos dolor ”, dijo Martin. “La invitación a conocer al ‘Sanador Herido’ a través de la Biblia tiene el poder de cambiar vidas”.

Con información de Christianity Today

Fuente: BiteProyect.com

|
Bethel HD // Bolivia - Online
  1. Bethel HD // Bolivia - Online